¡Hola!

En esta entrega veremos una de las alteraciones frecuentes en los tratornos neurocognitivos del adulto mayor asi como posibles abordajes y estrategias de afrontamiento. La informacion que les compartimos aqui proviene del libro «Vive el envejecimiento activo» de la Obra Social Fundación ”la Caixa” en el año 2010. Esperamos pueda resultarles util a aquellas personas que al dia de hoy cuidan familiares que cursan un envejecimiento patológico.

 

AFASIA

¿Qué es?

Esta palabra se refiere a la perdida de la capacidad para expresarse o para comprender el lenguaje, conllevando a problemas de comunicaciones de diversa índole. El desarrollo de la comunicación en los humanos es lo que nos permite establecer relaciones extensas, plenas y satisfactorias. Por eso, cuando esta capacidad se deteriora, siendo habitual que esto suceda en la mayor parte de las demencias, secundariamente aparecen dificultades para garantizar el bienestar tanto de la persona enferma como de quienes le rodean.

¿Cómo se manifiesta y cómo podemos abordar estas situaciones?

El discurso se ve interrumpido por frecuentes dificultades en encontrar las palabras adecuadas:

La sugerencia es dar tiempo a la persona para que pueda expresarse, no mostrar nosotros impaciencia ni completar las frases por la persona afectada. Aceptar con normalidad los rodeos para referirse a las cosas, no corregir ni proporcionar las palabras claves constantemente, y demostrar que se le comprende. Si lo solicita, ayudarle a encontrar la palabra correcta.

El lenguaje resulta incomprensible y tiende a retraerse, y a asilarse para evitar situaciones de comunicación:

 Lo ideal es animarle a expresarse de formas alternativas o enriqueciendo los canales de comunicación: incitarle a señalar, gesticular, tocar, escribir, dibujar, etc.

No comprende aquello que le decimos: 

asegurarse de que nos oye y presta atención, hablar lentamente, en tono suave, ser breve. Potenciar la comunicación no verbal: señalar, gesticular, tocar, exagerar la expresividad fácil, etc.

Se muestra agitado o incomodo al dirigirnos a él o ella: 

A veces, es consecuencia de una conducta de sobreprotección por parte de quienes le rodean. Al comunicarnos con una persona con demencia, debemos evitar hablar con condescendencia o como si fuera un niño pequeño.

Afasia

Muchas gracias por tu atención, en próximas entregas continuaremos explorando las distintas alteraciones frecuentes en las demencias, su manifestación y abordaje.